Nuevos medios de transporte, la bicicleta eléctrica

El uso de la bicicleta eléctrica es uno de los horizontes y futuros del transporte urbano. Las baterías de litio han mejorado las cargas de las baterías, hasta cincuenta kilómetros entre cargas. Se recargan en menos tiempo, tienen más capacidad y pesan proporcionalmente menos. Tanto, como para que su volumen no se note, ni siquiera como un extra de peso del que hay que tirar.

La crisis económica nos las han popularizado como una de las aplicaciones más domésticas para el ahorro personal. Las congestiones de tráfico en las grandes ciudades y los problemas de aparcamiento han hecho que la opción del carril bici haya pasado de la novedad friki a una ventaja que se cuenta en euros de más en la cartera, aunque el precio de los combustibles haya caído.

Luego está ese gusto por lo retro de nuestros días, que nos hace valorar lo tradicional, y la bicicleta forma parte de su parafernalia. Ahí están las bicicletas de lineas clásicas, sus diseños de curvas y sus colores para confirmarlo. Aún más, los hábitos saludables, como hacer ejercicio, se han puesto también a favor de los ciclos. La bicicleta ha abierto una tendencia y va camino de hacerse un estilo de vida urbano.

Pero más allá de baterías, de los motores standard de 250 watios, de su ergonomía como vehículos populares, de crisis, de criar salud, del snobismo de las bicicletas eléctricas, del ahorro de combustible, hay toda una serie de argumentos prácticos que revela la experiencia de montar en bicicleta de baterías y que le da alas.

 Unos argumentos que tal vez te ayuden a decidirte por ellas. Sigue leyendo:

 Argumento número 1. Las bicicletas eléctricas no son motocicletas. Son ideales para distancias no mayores de cinco kilómetros, pero no más. ¿por qué? Pues porque más allá de esa distancia el esfuerzo es mayor, conducirlas comienza a ser un esfuerzo físico y se comienza a sudar. Bueno, suponemos que sabes que para mantener la carga y la actividad del pedaleo asistido hay que pedalear de vez en cuando y eso es ejercicio que hace, éso, sudar. Sudar, hacer más ejercicio, significa otro tipo de ropa más adecuada para montar en bici, disponer de una muda en el lugar de destino. De una ducha si vas a la oficina.

Así, el hábitat natural de la bicicleta eléctrica es la ciudad y las distancias que incluirías en el radio de acción de una caminata media a pie. Y es que en la Unión Europea es obligatorio que este tipo de vehículos sólo puedan funcionar o acelerarse (no más allá de los 25 kilómetros por hora) si se pedalea. Sólo si se hace girar los pedales.

Argumento número 2. Las bicicletas eléctricas se han hecho para vencer a las cuestas. Las e-bikes, como se las llama en un inglés de mínimos, son ideales para llevar la bicicleta ordinaria a los lugares donde nuestros rendimientos físicos no suelen dar la talla. Estas bicicletas nos han abierto geografías urbanas por las que sólo apostábamos desde la comodidad de los asientos del coche.

Si no es suficiente, aviso a recalcitrantes enemigos del ejercicio físico. Si en un busca y rebusca queremos sacar a relucir inconvenientes para renunciar a ellas, un argumento dentro de otro argumento, en la próxima década veremos la adopción de materiales ligeros, tal vez inteligentes, y nuevos diseños que harán aún más atractiva la experiencia de circular en e-bikes y subir por esas cuestas de Dios. Apunta: techos desacoplables, calefacción dirigida e interacción en red como sólo nos podemos imaginar.

 Argumento número 3. La bicicleta eléctrica da todas las opciones a quienes se les resiste la bici de toda la vida por alguna discapacidad, por edad, por sobrepeso, sí, también por alergia al ejercicio físico. Es la receta perfecta para los que consumen sillón de salón y sedentarismo en la misma proporción.

Una forma, en el mejor sentido de expresión, de tomar viento fresco. De salir a la calle y contaminarse con la naturaleza, de poner distancias al alcance de la voluntad más tocada y con un esfuerzo mínimo. Un efecto colateral obvio que ha que notar es la mejora de la condición física, porque una constancia mínima da resultados. La salud, con constancia, acaba saliendo victoriosa por la puerta grande.

Argumento número 4. Es cierto que una bicicleta eléctrica es más cara que una corriente, pero también lo es que el desembolso de su mantenimiento es irrisorio, si se lo compara con los gastos de un coche particular. Y si hablamos del transporte en autobús, los números siguen dando la razón, el costo de las cargas mensuales de una e-bike vienen a ser del orden un diez por ciento de lo que supone el gasto en billetes de bus. Se trata, por tanto, de una inversión que se amortiza en poco tiempo. ¿En un año? Probablemente.

Argumento número 5. Los fabricantes de equipos de e-bikes han descubierto un filón en la afición, lo llaman kit de conversión. Se trata de equipamientos que se pueden añadir a una bicicleta ordinaria, digamos de paseo o de montaña, para convertirla en una bici eléctrica. Unas tuercas aquí, unas fijaciones allá, tornillos, apretar, y ya está.

Argumento número 6. Y por si no la has visto bien, las bicicletas eléctricas como sus viejas hermanas clásicas de músculo y pedal ocupan lo justo. Se las puede colgar, apoyar sobre las ruedas en las paredes, y llevarlas hasta casa. Sí, también hay toda una serie de kits que te ayudarán a hacer más llevadero el aparcamiento de la e-bike en casa. ¿Hace éso otro tipo de transporte que no sea el monopatín o el patinete? No.

La bicicleta eléctrica ha llegado para quedarse, pero también para ponernos frente a frente con sus ventajas, como parte de una revolución callada del transporte urbano personal. Tan obvias que no nos queda otra que reconocerlo. ¿Cuáles son ahora tus argumentos para negar sus ventajas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s