Parkings inteligentes – Smart parking

Las últimas tecnologías de los sistemas de seguridad que garantizan el control eficiente de los accesos a los parkings utilizan softwares de gestión y cámaras CCTV dedicadas y en red que impiden el uso fraudulento de los servicios y las incidencias en las zonas de aparcamiento. Unos controles que realizan el seguimiento y mejoran la custodia de los vehículos, pero también siguen las directrices de la ley vigente de protección de datos española. Hablamos de los parking inteligentes. Este tipo de controles de seguridad son habituales en España en los parking de aeropuertos, donde tanto por la cantidad de vehículos que los usan como por la necesidad de una seguridad mayor, se han implementado estas mejoras antes que en el resto de parkings.

Los sistemas de control de acceso de vehículos permiten acabar con los robos en los aparcamientos y con el fraude de los usuarios mejorando los niveles de seguridad de las personas y de los bienes. Se trata de programas personalizables que se pueden integrar en los sistemas instalados de vigilancia y seguridad de los parkings y que se basan en la tecnología de visión artificial.

El sistema toma imágenes en tiempo real del vehículo, de su matrícula y, en su caso, de los usuarios justo en el momento en el que acceden al aparcamiento. Imágenes que el sistema asocia al número de serie del ticket retirado. Con ello, se consigue disponer de una información individual sobre los vehículos e impedir el uso arbitrario de los tickets. Por usos arbitrarios se entiende la intención de efectuar un robo en un vehículo o intentar abonar importes inferiores a los que corresponden por el tiempo de estancia.

El sistema impide abusos muy extendidos, como el de activar el paso de la barrera a pie posteriormente para expedir un ticket que presentar en caja con un tiempo menor, como el de denunciar el extravío o cuando se ayudan de piezas metálicas con las que ‘engañar’ a la espira para extraer un ticket más.

Alertas

El sistema de control de acceso basado en el software alerta al servicio de vigilancia de cualquier incidencia antes de proceder a la apertura de la barrera de salida, si número de ticket y de matrícula no coinciden. Además de la incidencia, el sistema puede recoger la intervención del controlador del parking mediante las cámaras y que tiene valor testimonial de los hechos.

En el caso de producirse extravíos de los tickets, el sistema permite la localización del ticket, mediante fecha y hora, de tal forma que se pueda testimoniar el acceso del vehículo. La localización del vehículo se puede realizar con la referencia de la matrícula, desde la combinación de números y letras exacta, o, en su caso, de una aproximación a ella, así como a partir del visionado de las imágenes o de la hora y fecha de entrada del vehículo al parking. Con la verificación cruzada de la información, los supervisores serán capaces de emitir un nuevo ticket de parking y cobrar el importe exacto.

El sistema de control de acceso garantiza que no se pueda entrar y salir con coches diferentes y con tickets distintos. Ésto es especialmente importante en el caso de vehículos estacionados durante largo tiempo. Un fraude cuya intención es pagar muy poco por vehículos con estancias largas en parking. Las matrículas identifican también en estos casos a los tickets con los vehículos sin opciones a la duda.

Otra de las ventajas del sistema de detección inteligente y de su software es la de impedir el uso de los llamados ‘tickets pelota’, sistema que usan algunos empleados que trabajan en turnos de ocho horas. Tres empleados aparcan en el mismo parking y se van pasando unos a otros el ticket y al final sólo han de abonar media hora o a lo sumo una hora por una estancia de ocho horas. Si en algún momento se rompe la cadena, lo habitual es que uno de ellos asegure que ha perdido el ticket. También con la identificación de las matrículas, los ‘ticket pelota’ dejan de ser un problema para los gestores de los parkings.

El sistema impide la presentación de tickets fraudulentos, mejora el acceso de los abonados de los parkings, reduce las tareas de control manual de los vehículos y las rondas y aportan información sobre coches o personas que puedan resultar un riesgo.

El sistema facilita la gestión de las incidencias, la captación de varias imágenes de vídeo o estáticas al mismo tiempo, un riguroso control del número de vehículos del que se pueden extraer estadísticas de valor operativo y de gestión de los negocios y algo aún más interesante, el sistema es modular y puede acoger una red de cámaras CCTV dispuestas de manera personalizada.

Anuncios

Nuevos medios de transporte, la bicicleta eléctrica

El uso de la bicicleta eléctrica es uno de los horizontes y futuros del transporte urbano. Las baterías de litio han mejorado las cargas de las baterías, hasta cincuenta kilómetros entre cargas. Se recargan en menos tiempo, tienen más capacidad y pesan proporcionalmente menos. Tanto, como para que su volumen no se note, ni siquiera como un extra de peso del que hay que tirar.

La crisis económica nos las han popularizado como una de las aplicaciones más domésticas para el ahorro personal. Las congestiones de tráfico en las grandes ciudades y los problemas de aparcamiento han hecho que la opción del carril bici haya pasado de la novedad friki a una ventaja que se cuenta en euros de más en la cartera, aunque el precio de los combustibles haya caído.

Luego está ese gusto por lo retro de nuestros días, que nos hace valorar lo tradicional, y la bicicleta forma parte de su parafernalia. Ahí están las bicicletas de lineas clásicas, sus diseños de curvas y sus colores para confirmarlo. Aún más, los hábitos saludables, como hacer ejercicio, se han puesto también a favor de los ciclos. La bicicleta ha abierto una tendencia y va camino de hacerse un estilo de vida urbano.

Pero más allá de baterías, de los motores standard de 250 watios, de su ergonomía como vehículos populares, de crisis, de criar salud, del snobismo de las bicicletas eléctricas, del ahorro de combustible, hay toda una serie de argumentos prácticos que revela la experiencia de montar en bicicleta de baterías y que le da alas.

 Unos argumentos que tal vez te ayuden a decidirte por ellas. Sigue leyendo:

 Argumento número 1. Las bicicletas eléctricas no son motocicletas. Son ideales para distancias no mayores de cinco kilómetros, pero no más. ¿por qué? Pues porque más allá de esa distancia el esfuerzo es mayor, conducirlas comienza a ser un esfuerzo físico y se comienza a sudar. Bueno, suponemos que sabes que para mantener la carga y la actividad del pedaleo asistido hay que pedalear de vez en cuando y eso es ejercicio que hace, éso, sudar. Sudar, hacer más ejercicio, significa otro tipo de ropa más adecuada para montar en bici, disponer de una muda en el lugar de destino. De una ducha si vas a la oficina.

Así, el hábitat natural de la bicicleta eléctrica es la ciudad y las distancias que incluirías en el radio de acción de una caminata media a pie. Y es que en la Unión Europea es obligatorio que este tipo de vehículos sólo puedan funcionar o acelerarse (no más allá de los 25 kilómetros por hora) si se pedalea. Sólo si se hace girar los pedales.

Argumento número 2. Las bicicletas eléctricas se han hecho para vencer a las cuestas. Las e-bikes, como se las llama en un inglés de mínimos, son ideales para llevar la bicicleta ordinaria a los lugares donde nuestros rendimientos físicos no suelen dar la talla. Estas bicicletas nos han abierto geografías urbanas por las que sólo apostábamos desde la comodidad de los asientos del coche.

Si no es suficiente, aviso a recalcitrantes enemigos del ejercicio físico. Si en un busca y rebusca queremos sacar a relucir inconvenientes para renunciar a ellas, un argumento dentro de otro argumento, en la próxima década veremos la adopción de materiales ligeros, tal vez inteligentes, y nuevos diseños que harán aún más atractiva la experiencia de circular en e-bikes y subir por esas cuestas de Dios. Apunta: techos desacoplables, calefacción dirigida e interacción en red como sólo nos podemos imaginar.

 Argumento número 3. La bicicleta eléctrica da todas las opciones a quienes se les resiste la bici de toda la vida por alguna discapacidad, por edad, por sobrepeso, sí, también por alergia al ejercicio físico. Es la receta perfecta para los que consumen sillón de salón y sedentarismo en la misma proporción.

Una forma, en el mejor sentido de expresión, de tomar viento fresco. De salir a la calle y contaminarse con la naturaleza, de poner distancias al alcance de la voluntad más tocada y con un esfuerzo mínimo. Un efecto colateral obvio que ha que notar es la mejora de la condición física, porque una constancia mínima da resultados. La salud, con constancia, acaba saliendo victoriosa por la puerta grande.

Argumento número 4. Es cierto que una bicicleta eléctrica es más cara que una corriente, pero también lo es que el desembolso de su mantenimiento es irrisorio, si se lo compara con los gastos de un coche particular. Y si hablamos del transporte en autobús, los números siguen dando la razón, el costo de las cargas mensuales de una e-bike vienen a ser del orden un diez por ciento de lo que supone el gasto en billetes de bus. Se trata, por tanto, de una inversión que se amortiza en poco tiempo. ¿En un año? Probablemente.

Argumento número 5. Los fabricantes de equipos de e-bikes han descubierto un filón en la afición, lo llaman kit de conversión. Se trata de equipamientos que se pueden añadir a una bicicleta ordinaria, digamos de paseo o de montaña, para convertirla en una bici eléctrica. Unas tuercas aquí, unas fijaciones allá, tornillos, apretar, y ya está.

Argumento número 6. Y por si no la has visto bien, las bicicletas eléctricas como sus viejas hermanas clásicas de músculo y pedal ocupan lo justo. Se las puede colgar, apoyar sobre las ruedas en las paredes, y llevarlas hasta casa. Sí, también hay toda una serie de kits que te ayudarán a hacer más llevadero el aparcamiento de la e-bike en casa. ¿Hace éso otro tipo de transporte que no sea el monopatín o el patinete? No.

La bicicleta eléctrica ha llegado para quedarse, pero también para ponernos frente a frente con sus ventajas, como parte de una revolución callada del transporte urbano personal. Tan obvias que no nos queda otra que reconocerlo. ¿Cuáles son ahora tus argumentos para negar sus ventajas?

¿Es útil el aparcamiento de larga estancia en los aeropuertos?¿Prefieres el taxi?

A la hora de coger un avión para comenzar un viaje siempre nos encontramos ante la disyuntiva de elegir el transporte al aeropuerto. ¿Es una buena opción el parking de larga estancia de los aeropuertos? ¿Sale a cuenta cuando se trata de viajes largos? ¿Es más económico el taxi? ¿Hay una alternativa de transporte público efectiva? Todas estas preguntas surgen justo antes de iniciar el viaje, y conviene analizar detalladamente cada opción para conseguir un transporte cómodo y a buen precio. En todos los aeropuertos españoles encontramos un aparcamiento de larga estancia en el que se puede dejar el coche en condiciones de seguridad. (Disponéis de una relación de todos ellos en la web Reservar Parking )No obstante, es en los grandes aeropuertos como el de Madrid, Barcelona o Palma de Mallorca, donde existen más alternativas de parking, que se adaptan a todas las necesidades y presupuestos. Están disponibles aparcamientos muy cercanos a las terminales que, aunque son los de mayor coste, te permiten acceder rápidamente al aeropuerto. Si no te preocupa el precio y buscas comodidad, es sin duda la mejor opción. También puedes elegir los aparcamientos de larga estancia low cost, que tienen una tarifa reducida al alcance de cualquier bolsillo, y ofrecen un servicio de conexión mediante autobús, para ir en apenas unos minutos desde el parking a la terminal. Parking en aeropuertos Los aparcamientos aeroportuarios son muy útiles y cómodos para los viajeros, dado que te permiten llevar tu propio coche y dejarlo aparcado en lugares cerrados, con seguridad privada las 24 horas. De este modo puedes comenzar el viaje tranquilo y sin preocupaciones, con la certeza de que tu vehículo estará perfectamente a tu regreso. Tanto los aparcamientos denominados VIP, más cerca de las terminales, como los low cost, son la opción más recomendable si usas tu vehículo. En función de la duración del viaje puedes elegir entre parkings de larga estancia, o aparcamientos para estancias más cortas, por ejemplo para dejar el vehículo cuando haces una escapada de uno o dos días. Cabe señalar que cualquiera que sea la opción elegida, se recomienda reservar el parking online en la página web del aeropuerto o de Aena, ya que suele ser más económico que hacerlo en el momento de la llegada. Otra alternativa interesante, especialmente cuando llegas al aeropuerto procedente de otras ciudades o provincias, es utilizar un coche de alquiler. Esta opción te permite ahorrar el coste del parking, y si reservas online con antelación puedes conseguir un precio muy bajo gracias a los descuentos. Al llegar al aeropuerto solamente tienes que devolver el vehículo de alquiler en la oficina de la empresa correspondiente, por lo que te olvidas de estar pendiente de tu coche. Por otro lado, si vives en la ciudad y solamente necesitas hacer el trayecto desde el centro al aeropuerto de turno, puedes utilizar también el taxi, que es más barato y útil en estos casos. Los taxis suelen establecer un suplemento especial para ir al aeropuerto en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, puesto que se encuentran lejos del centro. En capitales de menor tamaño suele mantenerse la tarifa convencional, de modo que el precio final solo depende de los kilómetros de distancia y el tiempo de trayecto. Además, el taxi está a tu disposición las 24 horas del día, por lo que muchas veces es la opción más interesante cuando los vuelos son de madrugada. Finalmente, si lo que quieres es ahorrar y gastar lo mínimo posible en el transporte al aeropuerto, el transporte público es la mejor alternativa. En ciudades como Madrid o Barcelona puedes escoger el metro, el autobús o el tren de cercanías para llegar en apenas 15 minutos desde el centro de la ciudad. Los precios varían, así que puedes elegir lo que mejor te venga según tus necesidades, aunque lo más económico suele ser el autobús. En ciudades más pequeñas lo más común es que exista una línea de bus al aeropuerto, que realice el trayecto durante todo el día para facilitar el acceso a los viajeros.

¿Qué valoramos más los usuarios de un parking?

Siempre se ha comentado que el sector del parking es rentable de por sí, bueno, pues como en todos los ámbitos, si no se hacen bien las cosas, un parking puede perder clientes y acabar no siendo tan rentable.

Yo en realidad solo puedo opinar desde el punto de vista de usuario, y lo que sí que tengo claro es que hay unos cuantos servicios de los parking que son los que normalmente hacen que me decante por unos o por otros.Parking

¿Qué debe tener un aparcamiento de coches para ganarse mi confianza?

  • Vigilancia: Fundamental para evitar en lo posible a los amigos de lo ajeno.
  • Espacio para mover el coche: Entrar en un aparcamiento con estrecheces no es del agrado de nadie, curiosamente, en algunos edificios de nueva construcción se siguen construyendo parkings en los que maniobrar el vehículo se hace a veces prácticamente imposible.
  • Aviso de plazas disponibles: No soporto perder el tiempo entrando en un parking que no tiene un aviso sobre si dispone de plazas disponibles o no. Los más avanzados disponen de un sistema de conteo de vehículos mediante el cual sabemos antes de entrar el número de  plazas disponibles en ese momento en el parking.
  • Servicios añadidos como el de limpieza del vehículo: Qué bien nos viene aprovechar el tiempo de estancia del coche en el parking para que además nos realicen la limpieza exterior e interior.
  • Aseos: En esencia un parking es un espacio donde dejar nuestro vehículo, y lógicamente la presencia de aseos no es algo que podamos encontrar en todos los aparcamientos o garajes, pero sin duda es un servicio que ayuda a mejorar la imagen del parking.
  • Servicio de pago en máquina y mediante personal presencial: La presencia permanente de personal para atender no solo el pago sino cualquier otro tipo de consulta o incidencia es fundamental para que un parking se gane mi total confianza.